Hoy es:

El hogar estudiantil de Coasa

El Hogar ha sido construido en 1998 por la asociación civil sin fines de lucro Allin Kawsay. Allin Kawsay en el idioma quechua significa: vida en armonía, vida en paz.

El Hogar recibe a adolescentes varones y mujeres que provienen de comunidades y/o que se encuentran en situación de abandono. Todos estudian en las instituciones educativas estatales de la localidad, en su mayoría en secundaria. Sin el Hogar, muchos de ellos no tendrían la oportunidad de estudiar o se quedarían solos en el pueblo, sin acompañamiento, expuestos a peligros como el abandono temprano de los estudios, alcoholismo, embarazos precoces.

¿Por qué se construyó?

Adolescentes varones y mujeres que estudian en Coasa, sufren carencias de acompañamiento material y moral, muestran bajos niveles de autoestima y desarrollo personal, lo que limita o bloquea:

El despliegue de sus potencialidades.
La capacidad de diálogo, opinión propia y propuesta para ser actores de cambio.
El espíritu de servicio y capacidad de aporte a la construcción de la paz con justicia y al desarrollo sostenible.
La práctica de valores de convivencia democrática.
La promoción y defensa de la interculturalidad crítica, de la equidad de género, del respeto a la vida y al medio ambiente.
¿Para qué?

Mediante la formación integral de jóvenes mujeres y varones, el Hogar se suma a los esfuerzos de promoción de la cultura de paz y del desarrollo humano de la zona.

El Hogar quiere:

Permitir que los / las adolescentes de las comunidades puedan seguir estudios secundarios y gracias a un ambiente favorable, mejoren su autoestima, se desarrollen como personas creativas, responsables, solidarias con sentido del respeto mutuo.

Dar mayores oportunidades de formación y educación a las adolescentes mujeres y así aumentar su protagonismo. La mitad de los estudiantes son mujeres.

Formar jóvenes promotores / as de desarrollo integral, de cultura de paz y de la equidad de género.

¿Cómo funciona?

Se incentiva a los y las adolescentes a participar activamente en la vida, la organización y toma de decisiones que tienen que ver con la buena marcha del Hogar.

Ayudamos a los y las adolescentes a preparar su futuro en lo personal, familiar y profesional. Procuramos que compartan todo lo que viven y aprenden en el Hogar y se vuelvan promotores de la cultura de paz en sus familias, en el colegio y en toda su vida.

El Hogar brinda a sus integrantes:

Acompañamiento en el desarrollo personal y comunitario Acompañamiento en los estudios escolares.

Acompañamiento en la formación laboral y productiva: crianza de animales menores, cultivo de hortalizas, crianza de trucha, computación, costura y cocina.

¿A quienes beneficia?

En el Hogar, 34 adolescentes varones y mujeres, reciben alojamiento, alimentación y son acompañados por cuatro adultos en el desarrollo integral de su persona “cabeza, manos, corazón”.

Se insiste en promover un ambiente de respeto mutuo, de confianza, de diálogo, de participación y de libertad. Se incentiva a los y las adolescentes a participar activamente en la vida, la organización y toma de decisiones que tienen que ver con la buena marcha del Hogar.

Ayudamos a los y las adolescentes a preparar su futuro en lo personal, familiar y profesional. Procuramos que compartan todo lo que viven y aprenden en el Hogar y se vuelvan promotores de la cultura de paz en sus familias, en el colegio y en toda su vida.

Desde el Hogar, se promueven acciones para difundir la propuesta en las familias y la población del distrito: huertos familiares, programa radial, talleres con padres y madres de familia, talleres de “Mejoramiento del clima institucional” para instituciones educativas, campañas de valores con niñas y niños (en 2009 la campaña es sobre la protección del medio ambiente y el problema de la basura).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido